Friday, May 25

coexistencia/convivencia

Siempre se necesita aquello que se ignora y nunca podemos hacer uso de lo que sabemos.
Johann Wolfgang von Goethe @ Fausto

Tomar conciencia > dijo Nietzsche en el prefacio de su obra "Sobre la utilidad y los perjuicios de la historia para la vida", poniendo en boca de Goethe la palabra, "cultivando nuestras virtudes cultivamos también nuestros defectos", y, como es notorio, una virtud hipertrófica -y el sentido del modelo de convivencia urbana moderna, donde los espacios permanecen y las poblaciones aumentan, acabando por adaptarse el ser humano a estos espacios con poca a nula potencialidad de transformación inversa- puede provocar la ruina del individuo lo mismo que puede causarla un vicio hipertrófico. 


El ritmo de vida en la urbe occidental, el crecimiento desorganizado y vertiginoso de las ciudades, la ampliación de los horizontes físicos de forma vertical, el amontonamiento poblacional, la creciente necesidad de crear nuevos espacios pagando por ello altos costos en privacidad e intimacía desembocan en una crisis existencial que recae sobre la misma estadia humana en la tierra.

Fenómenos que sean producto/denotados por esta crisis? room-mating, edificios de varios departamentos, limitados espacios físicos, terrazas compartidas, espacios comunes cada vez mayores, ventanas y medianeras, vistas y muros divisorios, ascensores y sums, en definitiva, crear este nuevo código relacional que responde a la consigna de the awkwardness of common places. Obligados a socializar, compelidos a convivir por el mero motivo de compartir una parcela de espacio físico.

Así, esta crisis desemboca en la pérdida de la individualidad, del yo. Esta crisis crea (/propende) una identidad colectiva sobre la individual, una interpretación de la psicología de las masas de Freud da pie a comprender que cuando uno se subsume en un grupo (/masa), acaba por perder su misma identidad -como por sublimación- en pos de la identidad colectiva. Una visión holista, que quizás de forma optimista nos permite entender a esta identidad colectiva como algo supremo, indica que la identidad colectiva es más que la suma de sus partes. Después de todo, desde tiempos aristotélicos, se nos ha indicado que el hombre es por sí mismo de naturaleza social, y es en tanto es en conjunto
Hay un corrimiento de yo soy, al yo somos.


Yo soy en tanto los demás somos, mi yo propio no me define, se reserva a un ámbito espiritual cada vez más desautorizado por las formas sociales. Yo somos quien me rodea, si convivo con gente positiva, seremos positivos, si convivo con gente toxica, me intoxicaremos. Este juego de personas verbales no es producto de mi esquizofrenia (:() sino de poder desdibujar en el lenguaje el límite entre la independencia espiritual de cada uno, y la identidad del individuo que coexiste en un grupo humano.

1 comment:

El Unbekannt said...

Me gusta mucho como has planteado el tema,lo bien escrito que esta y estoy de acuerdo en casi todo. Casi,porque no coincido en que se trate de una crisis,se trata simplemente de una forma que se adopta en esta época.La individualidad siempre se obtiene en el reflejo comparativo con los otros ya que no existe un yo individual:las aristas de este se crean en los contrastes con los otros,en como las comparaciones nos devuelven una imagen espejada.De esta manera el acomodo espacial de las sociedades,si bien puede conglomerando mucha gente en poco espacio,acrecentar las chances de tejer códigos comunes y sentimientos de comunidad poco originales,no acentúan ni modifican el concepto de yo,ya que este siempre se forma en relación a los otros,se esté en una desolada parcela o en un asfixiante edificio.La libertad del yo entonces,se alcanza en la elección de aquellas identificaciones por las que nos sentimos mas representados,en detrimento de otras.

Saludosss!
Me gusta mucho como escribis.